Ventilación mecánica con intercambiador de calor

Sistema de
renovación de aire
libre de contaminantes

¿Qué aporta este sistema a la vivienda?

Se denomina ventilación a la renovación del aire del interior de una edificación mediante extracción o inyección de aire.

El confort relacionado con la calidad del aire interior es uno de los factores directamente relacionados con el uso racional de energía pues la renovación del aire implica consumo de energía para elevar la temperatura del aire exterior en invierno y el uso de algún sistema de ventilación mecánica o natural. Se entiende por ventilación mecánica, aquella en que la renovación de aire se produce por el funcionamiento de equipos electromecánicos dispuestos para efectuar la extracción. El aire debe circular desde los espacios secos a los húmedos, por lo que los primeros deben disponer de aberturas de admisión y los otros de aberturas de extracción.

Cómo se adapta este sistema a las diferentes épocas del año

Para ello utilizamos un recuperador de calor es un equipo que permite recuperar parte de la energía del aire climatizado del interior de una estancia o local, a través del sistema de ventilación mecánica de dicho aire, mediante un intercambiador que pone en contacto el aire interior que se extrae con el del exterior que se introduce, sin que se mezcle el aire de los dos circuitos.

En invierno funciona calentando el aire frío que entra del exterior, mientras que en verano permite enfriar el aire caliente del exterior, disponiendo además de unos filtros que reducen el nivel de contaminantes y mejorando considerablemente la calidad de dicho aire.

INVIERNO

INVIERNO
En invierno el aire nuevo recupera las calorías del aire viciado que extraemos de la vivienda gracias a la presencia de un intercambiador térmico, ayudando a mantener la temperatura en la vivienda.

VERANO

VERANO
En verano el aire nuevo que entra en la vivienda se enfría gracias a la presencia de un intercambiador térmico, evitando el recalentamiento de la vivienda.

Ventajas de los recuperadores de calor

  • Mejora de la eficiencia energética
  • Recuperación de calor del sistemas de ventilación mecánica
  • Ahorro energético y económico
  • Pueden funcionar enfriando el aire que entra al interior en verano o calentándolo en invierno
  • Precio económico que permite amortizar el coste de la inversión en poco tiempo
  • Permiten su implantación con equipos de alta eficiencia energética y junto con energías renovables