Control Solar

Control Solar

¿Por qué tener un buen control solar?

El aprovechamiento de las ganancias de calor provenientes del sol, son muy favorables durante la época fría, pero hay que tener cuidado con ella durante el verano, donde puede ocurrir sobrecalentamiento. Para evitar este fenómeno la protección frente al exceso de radiación solar es imprescindible.

Para la incorporación de distintos elementos que sirven para evitar el sobrecalentamiento, hay que considerar datos locales específicos, tales como: orientación, ubicación, sombreamiento, variabilidad estacional, etc. Una vez se han estudiado todos estos aspectos, se definen los materiales y elementos que se colocarán en la vivienda y las protecciones solares que más se adecuan a las necesidades específicas de el edificio.

Sistemas de protección solar

Existen dos tipos de protecciones solares:

Elementos fijos

Estos elementos de control de la radiación solar son todos aquellos que forman parte de la obra de arquitectura y están integrados en la edificación, como son por ejemplo las diferentes modalidades de celosías fijas, los envigados, los entramados, etc.

Elementos variables o móviles

Estos elementos se adosan a un edificio y se utilizan en la medida de lo necesario, pueden constituir sistemas manuales o automatizados, que además pueden programarse de acuerdo a las condiciones de viento o temperaturas del lugar de emplazamiento del proyecto.